You are here
Lene Headey vs Megan_Fox fakes massive tits celebs Megan Fox hot Wallpaper hot 

Megan Fox hot, play with dildo and cock

megan fox hot latex play dildo

megan fox hot nude handjob

Megan Fox hot. Quiero polla, negra y dura.

Ya han pasado dos meses desde nuestra boda, mi marido Roger y yo estamos viviendo en un nuevo apartamento. Se trata de un apartamento de un dormitorio en las afueras de la ciudad. Hemos decidido vivir en un apartamento por un año, porque de ese modo podríamos ahorrar dinero para conseguir una casa propia.

Somos un matrimonio joven y nos conocimos en la universidad, yo era muy popular y fui una animadora de los equipos de deportes de mi universidad, según mi popularidad me dicen que soy bella, tengo un cuerpo atlético con las siguientes medidas: 97 (copa C38)– 61 – 98, soy rubia con ojos azules, mi culo es redondo y bien paradito, los muchachos de la universidad me perseguían para conseguirme pero yo estaba enamorada del que es mi marido que fue mariscal del equipo de futbol americano.

Mi esposo sólo estado aquí un par de días y su trabajo lo está enviando fuera de la ciudad en un viaje de negocios por cuatro días. Yo no quería que se fuera, pero me prometí que le ayudaría a conseguir que surja en su profesión, por lo que hizo este viaje. Roger trabaja para una empresa de marketing que le obligaba a viajar mucho, así que solía muy poco estar con él, salía muy poco a la calle. Yo estaba actualmente sin trabajo, por lo que iba a ser mi estar muy aburrida con mi marido lejos de mí.

Lleve a Roger al aeropuerto por la mañana y regresé a casa para terminar de desempacar. Era cerca del mediodía cuando me decidí a ir a la tienda a comprar algunas provisiones. Al salir del apartamento me di cuenta de que el tipo de mantenimiento de edificios me estaba mirándo mientras caminaba por el pasillo con dirección hacia él.

Él estaba en una escalera cambiando una bombilla. Mientras me acercaba, él bajo de la escalera y me tendió la mano para que se la estrechara. No me esperaba esto, pero yo no quiero ser grosera, así que extendí mi mano hacia él.

“Hola señorita, mi nombre es Leroy, Bienvenido a mi edificio.”

“Hola, mi nombre es Sarah, mi marido y yo acabamos de mudarnos al apartamento 302.”

Era un hombre enorme, por lo menos de 1.93metros de alto, de 90 kilos y era negro como el carbón con rasgos finos y muy viriles.

“Bueno, si hay algo que usted necesite, usted acaba de conocer a Leroy, para lo que se le ofrezca, ya sabe.”

Tal como él dijo eso, él me dio un guiño y me soltó la mano. Eso fue sin duda incómodo, pensé para mí mismo mientras caminaba por el pasillo.

Cuando llegué a mi departamento de la tienda y deshacer las compras, me vestí en mi equipo de la gimnasia para bajar a probar el gimnasio que estaba en el edificio. Después de mi entrenamiento pasé por el costado de Leroy nuevo. Esta vez me dio una rápida sonrisa al pasar. Cuando regresé a mi apartamento, estaba a punto de saltar en la ducha, cuando oí a alguien llamar a mi puerta. Rápidamente me puse una camiseta y pantalones cortos de sudor, y abrió la puerta. Estaba Leroy allí de pie con una sonrisa maliciosa y me dijo:

“Perdone que la moleste señora, sólo tengo que cambiar el filtro de aire en el horno.”

“Claro que vamos, entre por favor”: le conteste

Podía sentir cómo me miraba en mi suelta camiseta. Él me siguió y yo sabía que estaba revisando mi culo en mis pantalones cortos con sudor. Él abrió el armario de servicios y tuvo que sentarse en el suelo para cambiar el filtro. Estaba a punto de marcharse cuando él me llamó de nuevo para que me acerque a él.

“Te voy a enseñar cómo abrir este aparato y cambiar el filtro”, dijo.

Volví a él que estaba tendido en el suelo. Se volvió para mirarme y tenía una vista perfecta de mi entrepierna. Traté de permanecer lejos de él todo lo que pude, pero el armario era pequeño.

Él me mostró cómo cambiar el filtro de aire. Durante todo el tiempo me estaba mirando el culo estando de pie encima de él. Empecé a sentirme muy incómoda y traté de correr para terminar y salir. Pero él estaba tomando su tiempo lento y dulce. ¿Cuánto tiempo va a tomar, para cambiar un filtro de maldición?, pensé.

Fue entonces cuando me di cuenta de un enorme bulto en sus pantalones. Eso no puede ser lo que yo creo que es. Parecía que colgaba hasta sus rodillas.

“Si te gusta lo que ves,” me dijo.

Estaba tan avergonzada que me pilló mirando su gran bulto.

“¿De qué estás hablando?”, le dije, fingiendo como si yo no lo sabía.

“¿Alguna vez antes has visto una polla enorme negra?”

“¿Qué?,” Yo estaba tan sorprendida por lo que me dijo eso. Tal vez lo había escuchado mal.

“¿Qué has dicho?”

“Le dije, ¿Si alguna vez has visto una polla enorme negra?”

Se puso de pie y comenzó a desabrochar sus pantalones.

“¡Salga de aquí ahora!”, le grité. “Soy una mujer felizmente casada y nunca engañaría a mi marido, menos con un negro.”

Retrocedí para salir del armario antes de que él pudiera ponerse de pie. Pero dio la vuelta de la esquina en la habitación donde yo estaba.

Yo me empecé a asustarme. Yo no sabía lo que iba a hacerme. Luego procedió a extraer lentamente la polla de sus pantalones.

Mierda, no hay forma de que pudiera ser real. Esa fue la primera polla que no es de mi esposo que haya visto nunca. Yo no podía creer lo que veía. Tenía que ser por lo menos de 28 centímetros de largo y tan grueso como la base de una lata de refresco. Traté de contener cualquier expresión de asombro en la cara. Pero mis ojos estaban muy abiertos y fijos en su polla. Hice mi mejor esfuerzo para mirar hacia otro lado.

“Tienes que irte ahora”, le dije.

Caminó lentamente hacia mí. Mis rodillas temblaban, estaba tan asustada.

“Por favor, vayase ahora, mi marido estará en casa en cualquier momento.”

“Tienes que tocar mi pene antes de irme,” me dijo.

“¡Qué!”, le conteste.

Yo no sabía qué hacer, sólo quería que todo esto fuera el final.

“Si yo la toco, ¿me prometes que te vas?.”

“SÍ,” dijo con una sonrisa maligna.

Así que mi brazo se extendió lentamente y mi mano agarró la cabeza de su pene. Mi mano temblaba, estaba muy nerviosa.

“Eso es chica, tire un poco.” Él me dijo con excitación

Hice lo que me dijo. Lo sentía cada vez más grande en mi mano. Mi cuerpo estaba tan caliente, no podía creer lo que estaba haciendo. Nunca antes he sentido otra polla de hombre. Tenía que ser por lo menos cuatro veces más grande que la de mí marido. Él me miró mientras me acariciaba en su virilidad masiva.

“Tú sabes que lo quieres, chica. Esto es un verdadero pene de hombre. Te voy a arrancar tu pequeño coño caliente con esta polla.”

Cuanto más sucio hablaba, estaba sintiendo más ondas calientes que recorrian mi cuerpo. Tenía hirviendo mi sangre y mi corazón latía muy rápido.

“Muy bien, ya he tocado su polla lo suficiente, ahora tienes que irte.”

Sorprendentemente, guarda la polla en sus pantalones y comenzó a dirigirse hacia la puerta. Pero antes de irse, se volvió hacia mí y dijo: “¿Sabes que siempre fueron a buscarme después de sentir mí polla?… Usted no puede decir que no está lista para llamarme de nuevo.” Él me dejó su número de teléfono y se fue.

Cerré la puerta detrás de él y me fui y me senté en el sofá antes de desmayarme.

¿Qué acabo de hacer? Sólo he estado casada durante dos meses y aquí estaba acariciando otra polla de un hombre negro. Fue entonces cuando me di cuenta que mi coño estaba muy mojado. ¿Por qué estaba actuando como una puta con él? ¿Por qué me siento tan jodidamente caliente?

Me dirigí directamente a la ducha para limpiar mí cuerpo y conciencia. Yo no podía obtener la imagen de su polla fuera de mi cabeza. Era tan grande y caliente con grandes venas que corrían a lo largo de ella. Empecé a sentirme realmente mojado mi coño de nuevo, pensando en la polla de Leroy. No pude controlarme.

Cuando salí de la ducha, me acosté en la cama y traté de pensar en mi amado esposo. Pero mi mente seguía imaginando que estaba acariciando la enorme polla de Leroy. Empecé a frotar mi coño mojado. Por alguna razón tan mala, quería probar su polla de nuevo. Sentí pensamientos tan traviesos con otro hombre que no es mi marido. Pero mis pensamientos hicieron que mi coño se sienta tan bien. Tocándome me masturbe en un orgasmo increíble mientras que pensaba que estaba chupando la gran polla negra.

A la mañana siguiente, descubrí que el aire acondicionado en mi apartamento no estaba funcionando. Lo primero que pensé fue que de alguna manera Leroy tenía algo que ver con esto, por lo que tendría una razón para volver.

Yo no sabía qué hacer. Llamé a mi marido y me dijo que para eso estaba el encargado de mantenimiento del edificio y tendrían que enviar a alguien para arreglarlo. Pero yo sabía que eso sería. No tenía otra opción, así que llamé al encargado del edificio y me dijo que iba a enviar a alguien para tener una mirada la falla. También me dijo que puede ser que sea algo fácil, porque estaba ocupado en este momento y me dijo que iría más tarde en el día. Así que ahí estaba yo, en el medio del verano, sin aire acondicionado, aburrida en mi apartamento.

Me dije que no iba a dejar que nada se salga de control, y no me gustaría repetir lo que pasó ayer. Unas horas más tarde alguien llamó a mi puerta. Efectivamente n fue Leroy parado allí con sus herramientas en la mano y con una amplia sonrisa en su rostro.

“Escúchame bien, te he llamado aquí para que repares mi aire acondicionado. Trabaja solamente en eso, no pienses por un segundo que te he llamado aquí para otra cosa, ¿me entiendes?”, le dije.

Él sólo sonrió y dijo: “No sé de qué estás hablando.”

Él se dio cuenta de que estaba nerviosa cuando yo lo dejé entrar al armario de utilidad para hacer su trabajo. Unos minutos más tarde tenía mi aire acondicionado de nuevo en marcha. Yo estaba sentada en el sofá esperando a que terminara su trabajo. Luego entra a la habitación y se sienta a mi lado en el sofá.

“¿Qué crees que estás haciendo?”, le dije en un tono muy nerviosa.

“Tengo que asegurarme que la corriente alterna no se corte de nuevo.”, me contesto.

“¿Tiene que sentarse a mi lado?”, le dije.

“¿Qué, no te sientes cómoda sentada al lado del grande de Leroy?”, dijo mientras miraba a su entrepierna.

No pude dejar de notar el enorme bulto en sus pantalones. Una vez que empecé a entrar en mucho calor y el corazón me latía con más fuerza. Yo sabía que él podía decir el efecto que tenía sobre mí.

“Probablemente debería irme”, me dijo.

Luego se puso de pie, ahora su polla estaba al nivel de mis ojos, que parecía que iba a reventar sus pantalones a través de la cremallera . Yo estaba tratando con todas mis fuerzas no mirarlo.

Él se quedó allí y empezó a frotar la longitud del pene. Mi boca empezó hacer agua cuando recordaba el orgasmo increíble que me había imaginado chupando la hermosa polla negra. Leroy sabía lo que estaba sucediendo en mí. Luego poco a poco comenzó a desabrochar sus pantalones. Todo mi cuerpo temblaba mucho.

“Por favor, no hagas esto”, le supliqué.

Pero mi cuerpo me estaba traicionando. Podía sentir mi coño totalmente húmedo. Se sacó lentamente sus pantalones hacia abajo hasta que su polla saltó libre en frente de mi cara. Se veía como un monstruo de un solo ojo mirando directamente hacia mí y me ordeno:

“Chupa mi polla, puta de mierda.”

Le dije: “No voy a hacer eso, yo soy una mujer casada”

Su pene estaba cada vez más cerca y más cerca de mi boca. Mi cuerpo no se movía, lentamente su polla encontró su camino hacia mis labios.

Podía sentir mi coño ardiendo mientras cerraba los ojos y bese la cabeza de su pene. Yo sabía lo que estaba haciendo era tan malo, pero yo no podía controlar más mi deseo carnal. Poco a poco comencé a lamer la cabeza de su pene.

Entonces abrí mi boca y dejé entrar la cabeza. Le oía gemir de placer mientras chupaba su enorme polla negra y sentía un placer único. La chupaba más y más duro, mi lengua estaba lamiendo el hueco de su polla. Podía saborear el líquido dulce pre seminal. Yo lo miré con mis grandes ojos azules cuando yo le hacía una brutal mamada.

“Sabía que eras un poco puta y muy caliente, sigue chupando mi polla, perra,” él me dijo sintiendo que yo ya era de su propiedad, su esclava.

Sus palabras degradantes me estaban haciendo más caliente. Yo era una puta, una zorra. Deslice mi mano por mi pantalón y comencé a frotar mi coño empapado. Yo estaba chupando la polla como una puta barata de mierda. Yo mismo estaba llegando a un orgasmo con mi propia mano.

“Mmmmm, tu puta polla es tan grande y caliente”, le dije.

Luego me levantó del sofá. Sus manos fueron debajo de mi camiseta y estaba tocando mi vientre desnudo. Él comenzó a frotar mis tetas debajo de mi camisa. Mis pezones estaban completamente erectos y duros como rocas. Luego tiró de mi camiseta por encima de mi cabeza. Rápidamente me desabrochó el sujetador. Intenté cubrir mi pecho con los brazos.

“Por favor, déjame, yo no quiero engañar a mi marido”, le dije.

Me agarró por la cintura y me atrajo hacia él. Sentí su dura vara contra mi coño caliente. Mis pantalones cortos de chándal fino y las bragas eran lo único que tenía en mí cuerpo. Su polla dura rectificado en mi coño lo sentía tan bien. Sus manos estaban magreando en mis pechos expuestos. Traté suplicando de que me dejara ir, pero mi resistencia se desvanecía.

Inclinó la cabeza y comenzó a besarme con calor en mi cuello. Luego me miró a los ojos y nuestros labios se encontraron. Abrí la boca y mi lengua choco con su lengua en una batalla de poder. Podía sentir mi coño palpitante contra la roca sólida de su polla hermosa.

Luego me levantó del suelo y me llevó a la cama. La misma cama en la que hice el amor a mi marido hace dos noches. Se quitó la camisa y estaba allí de pie completamente desnudo al final de la cama. Poco a poco me quité los pantalones y las bragas, exponiendo completamente mi desnudez a este extraño hombre negro que acababa de conocer.

Abrí mis piernas invitándolo a mi cuerpo. Él empezó a lamer el interior de las piernas, poco a poco haciendo su camino a mi coño mojado. Yo gemía en voz alta mientras su lengua encontró mi raja húmeda.

“Te sientes tan bien, lame mi coño de mierda”, le dije, acomodándome a su lenguaje.

A continuación, inserto sus grandes dedos en mi coño. Yo estaba tronzado atrás mientras él me tocó a un orgasmo increíble. Su lengua lamió lentamente su camino hasta mi cuerpo. Me chupó los pezones duros. Podía sentir su polla enorme en la entrada del goteado coño.

Me miró a los ojos y dijo: “Voy a follarte tan duro que nunca vas a querer que tu marido con su diminuto pene de nuevo te folle.”

Agarré la parte posterior de mi cabeza y tiró de su boca a la mía, en otra lucha feroz de lenguas e intercambiando nuestras salivas.

Podía sentir la cabeza de su polla con unos centímetros en su camino a mi coño. La sensación fue increíble. Lentamente empujó más de su polla dentro de mí. Yo no creo que sería capaz de hacer frente a toda su polla en mi pequeño coñito.

“Es taaaannn grande, creo que no puedo hacerlo todo”, le dije.

Pero él siguió empujando cada vez más en mí. Mi coño se estaba haciendo tan extendido. Él me cogió lentamente al principio, luego empezó a mecerse más rápido y más duro. El dolor disminuyó rápidamente y sentía el más grande orgasmo de mi vida por llegar.

“¡OOOOHHHH SIIIIIIIIII….. FOLLAMMMMEEEE!, grité como una poseída de placer.

Me corrí tan duro en su polla. Ahora me estaba follando muy duro y rápido. Su verga estaba tan profundamente en mi interior, me sentía como si estuviera tocando mi vientre. Mi cuerpo estaba tronzado debajo de él. Yo estaba gritando tan fuerte con el placer que nunca había sentido antes. Nunca supe nada jamás que podría sentirse tan bien con su polla y ya me sentía su perra para siempre. Antes que él se corra le dije:

“Tal vez deberías ponerte un condón, no tengo ningún tipo de protección, y estoy tan fértil en este momento,” cuando yo estaba perdiendo todo el control de mi mente y cuerpo.

“Yo no tengo uno, voy a sacarlo a tiempo”, me dijo.

Entonces eso me dijo al darme la vuelta para que pudiera cogerme al estilo perrito. Le escuche su voz de mando y puse en alto mi buen culo redondo en el aire. Se lamió mi coño por detrás. Entonces sentí su lengua lamiendo mi culo y metiendo la punta de su lengua en mí ano. Él estaba follando mi culo con su lengua. Mi marido ni siquiera tocó esa parte de mi cuerpo antes.

“Tú siempre sola con un blanco sucio, puta de mierda. Dime que quieres mi polla dentro de ti.”

“Por favor, cógeme, cógeme fuerte, bebe, quiero tu polla negra dentro de mí.”

Él empujó su polla en toda su medida en mi coño. Empezó a golpear realmente duro en mí. Podía sentir otra gran orgasmo alguna vez acerca.

“Por favor, no dejes de follarme duro, cariño… AMO TU GRAN POLLA NEGRA… Te siento tan increíble.”

Metio tan duro todo el pene. Las lágrimas corrían por mi cara. Sentí que me iba a desmayar. Después de unos diez minutos de galopear por detrás, me volteó hacia atrás. Le envolví mis piernas alrededor de su espalda. Me chupó los pezones. Él estaba empujando su polla dentro de mí profundidad adicional, hasta el final en mi vientre. Yo sabía que quería acabar. Entonces comenzamos a besarnos frenéticamente.

“Desde ahora tú me pertenece, eres mi puta blanca, te voy a joder cuando yo quiera”, me dijo.

“¡OH SÍ BEBÉ, RECLAMA TU COÑO CUANDO QUIERAS, DAME TU SEMEN!”

“¡ME FOLLAS CON TU BEBÉ NEGRO!”

“¡YO TE PERTENESCO AHORA!”, ¡SOY TU MUJER Y TU PUTA BLANCA CUANDO TU QUIERAS; MI AMOR!

Lo encerré con mis piernas mientras él empujó tan profundo como pudo. Podía sentir su polla hincharse. Yo estaba teniendo en la mente el más increíble orgasmo de mi vida. Entonces sentí que estallo dentro de mi coño.

Sentí la carga en la profundidad de mi coño sin ninguna protección. Mi orgasmo fue tan increíble que me desmayé.

Me desperté y descubrí Leroy que se había ido. Mi coño estaba adolorido y goteando su semen en la raja de mi culo.

Terminé follando a Leroy cada noche hasta que mi marido llegó a casa. Leroy se detiene de vez en cuando para un rapidito cuando mi esposo está en el trabajo.

Me siento ser su esclava, su mujer y su puta, me gusta que me trate duro y vulgar, me calienta más cuando me trata como si yo fuera su propiedad y sus palabras son órdenes para mí, sin embargo tiene momentos dulces de amor, estamos seguros que nos hemos enamorado porque conjugamos en todo lo sexual y me he adaptado a su forma de ser inclusive con su grave trato de palabras.

El cada día es increíble cuando me folla tiene mucha imaginación en lo sexual y conoce cada rincón de mi cuerpo como la palma de su mano, yo lo adoro y me folla por todos mis agujeros, yo ya no puedo vivir sin su presencia, lo necesito todos los días y siento que es de igual manera lo que a él le pasa con sus sentimientos conmigo. Cuando no está mi marido prácticamente vivimos juntos y somos felices en esta doble vida, mi marido ya es un estorbo en mi vida y no siento nada por él.

Me acabo de enterar que estoy embarazada. Creo que mi marido se encontrará con una gran sorpresa. Pero no me importa si es el hijo de mi amado amo negro y patrón de mi cuerpo blanco….lo amo y cada día lo deseo más… bueno veremos que nos depara cuando tenga mi hijo, fruto de este deseo y amor interracial.

Related posts