Prometo que tengo un gran amor por mi hija y todo lo que voy a contar -y podrán ver- no quita ni un apice del amor que siento por mi pequeña. Mi hija y yo siempre hemos sido grandes amigas. La tuve muy joven y muchas veces parecemos dos jovencitas hablando de nuestras cosas. No es por presumir pero mi cuerpo, aunque madura, no tiene nada que envidiar al suyo.

Mi hija tiene un novio, un novio que está muy bueno, tiene un cuerpo atletico y aunque está lleno de tatuajes -cosa que no me gusta- su cuerpo está para ser bien chupado. Y esto es lo que ocurrió. Una tarde llegué a casa del trabajo (trabajo de camaerera en un sitio muy especial) y al llegar a casa me encontré a mi hija con su novio mientras le chupaba la enorme polla. ¿He dicho chupar? No es cierto, mi hija era una torpe que estaba destrozando aquella preciosa y enorme polla.

Entré en la habitación y regañé a mi hija como si fuera una niña. Aquella no era forma de tratar una polla así. El tonto del novio no sabía ni qué decir pero pronto se lo expliqué. Agarré al chico, lo puse en la cama y comencé a chupar la polla, bien chupada, al novio de mi hija. Obligué a mi hija a que mirase y aprendiese. Si vosotros quereís ver 20 minutos de una follada a una polla enorme. Mirad el video. Os gustará.

http://www.pornhub.com/view_video.php?viewkey=1333636365

Originally posted 2015-01-06 02:30:05.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *