You are here
Ashley Graham nude Relato erótico 

Massive tits Ashley Graham nude. Una chica gorda, bastante rellenita

Massive tits Ashley Graham nude

Una chica gorda, bastante rellenita

Hace unos diez meses, por tema de trabajo, me mudé a Valencia. Encontré un piso de alquiler bastante apañado, algo pequeño, pues tenía tan solo 4 viviendas, pero muy económico y con lo justo para vivir en él la temporada que duraría mi contrato en aquella ciudad.

Como ya he dicho, el piso era muy pequeño. Apenas tenía un salón-cocina, una habitación y un baño el cual tenía una ventana que daba a un ojo patio. Desde aquella ventana podía verse las otras tres ventanas de los cuartos de baños del resto de pisos.

He de reconocer que siempre he tenido gustos algo peculiares en tema de sexo y es que siempre me ha puesto cachondo ver porno en internet de chicas gordas con mucho pecho teniendo sexo.

Pasaron unos días hasta que pude conocer a uno de mis nuevos vecinos. Lo primero en que me fijé al verla en el portal, fue lo rellenita que estaba mediría 1,80, quizás menos, y pesaría unos 80 kilos.

Era una chica de unos 25 años, muy simpática y agradable a la hora de hablar con ella. La ayudé a subir un par de bolsas y ahí fue cuando empezamos a conocernos poco a poco. Yo no conocía a nadie en esa ciudad por lo que me vino bastante bien conocerla, sobre todo por lo simpática que era y porque en mi trabajo de aquel entonces no tenía prácticamente compañeros a los que conocer o con los que hablar.
Siempre me gustaron las mujeres gordas

He de reconocer que siempre he tenido gustos algo peculiares en tema de sexo y es que siempre me ha puesto cachondo ver porno en internet de chicas gordas con mucho pecho teniendo sexo.

Es algo que nunca he comentado con nadie ya que mis amigos no ven con buenos ojos a las chicas con problemas de peso (No sé por qué lo llaman “problemas” de peso ya que muchas no lo consideran un problema y se sienten bien siendo como son).

Mis amigos siempre suelen hacer bromas cuando ven a una mujer gorda y yo a veces les río la gracia, pero en realidad yo no las veo de la forma en que las ven ellos, sino que reconozco que muchas chicas con sobrepeso me ponen bastante cachondo.

Pues bien, pasaron varios días incluso meses, en los que poco a poco fui entablando amistad con Carmen, que es como se llamaba mi vecina (aunque yo solía referirme a ella como “la vecina de enfrente”). Cuando un día me confesó que yo le gustaba y que le parecía un tío simpático y bastante atractivo, que incluso me echaría un polvo si me dejase.

Yo en aquel momento no supe cómo responderle ya que solíamos hablarnos con confianza, decíamos tonterías, hablábamos de sexo e incluso teníamos un juego que era decirnos a quien nos tiraríamos de la gente que veíamos por la calle cuando salíamos a tomar unas cervezas. Creo que gracias a aquel tonto juego ella se dio cuenta de que me gustaban las chicas de talla grande y eso pudo soltarla a proponerme aquello.

La cosa es que en el momento que me dijo que incluso me echaría un polvo, lo tomé a cachondeo riéndome y haciéndome el tonto. En realidad, a esas alturas, me ponía bastante cachondo. Más aun si tenemos en cuenta que no echaba un polvo desde hacía unos meses, antes de mudarme a Valencia….

Sigue leyendo aquí

massive-tits-ashley-graham-naked

Related posts

Leave a Comment