La tetona exhausta. Relato Porno

La tetona exhausta. Relato Porno

escotes de mujeres con tetas grandes

Maria_Grazia_Cucinotta tettone

Esta es una experiencia de hace varios años, que ahora me animo a publicar por aquello de “recordar es vivir”, y compartir experiencias es rico en este espacio.

Fue en una ocasión de reunión familiar en nuestro apartamento, donde vivíamos con mi ex-señora, en este relato llamada la “Culona”… aunque no necesita explicación les cuento que más que tenerlo de gran tamaño, lo sabía lucir, sabía caminar muy sensualmente para atrapar las miradas indiscretas de cualquier hombre, lo sabía exhibir muy sensualmente. Los asistentes a la reunión fueron sus padres, su hermana a quien llamaré la “Tetona”…. Su cuerpo era el complemento del de mi esposa, pues su atractivo era el tamaño de sus tetas y la forma de lucirlas provocadoramente, y la acompañaba su esposo y su hija.

Bebimos, bailamos, charlamos, bebieron… y me parece estar viendo el cuadro en el gran sofá: se quedó dormida mi esposa boca abajo, su jeans apretado dejaba ver deliciosamente la firmeza y redondez de sus nalgas, y al lado también caída del sueño su hermana. A mis suegros les dio el afán de irse a casa pasada la media noche, y sorpresivamente el esposo de la Tetona dijo que él también se iba con su hija y sus suegros, que dejáramos dormir a las dos tranquilas y que hablábamos mañana….. fue una decisión muy sorpresiva para mí, pero la recibí con disimulado agrado: El tema era que la Tetona no había escondido sus ganas de una aventura con migo a pesar de la presencia de su hermana, no desaprovechaba una pieza que bailáramos para hacerme sentir sus tetas, y al tiempo sentir su efecto en medio de mis piernas, se arrimaba para sentir lo dura que se me ponía mi verga.

Bajé, los despedí en la puerta del edificio y me regresé muy ancioso por esas escaleras, me parecía mentira estar en el apartamento solo con dos mujeres, que sabía que cada una a su manera me tenía muchas ganas. Mi esposa era permisiva, realmente alcanzamos a practicar intercambios suaves, pero yo no sabía si al tratarse de su hermana, ella iba a permitir algo. Luego de un momento de pensar la táctica, desperté suavemente a la Culona (mi esposa) y la invité a nuestra camita, con algo de dificultad se paró y la guié a la cama, la desnudé suavemente, pero el sueño que ella tenia fue suficiente para que se dejara caer a la cama y quedar dormida, yo me desnudé y como precaución me acosté a su lado para asegurarme de su estado, mientras pensaba el paso siguiente.

Mi fantasía no era comerme a la Tetona, era compartir la cama con esas dos deliciosas hembras, era aún mas riesgoso, pero me lancé de la cama a buscar a la Tetona durmiente, fue un poco mas difícil lograr que se parara, pero la invité a que se pusiera cómoda, sin pantalón ni blusa, para llevarla a descansar en la camita, fue obediente y se quedó en solo tanguita, dejándome ver esas deliciosas tetas de una vez, pero seguía muy somnolienta, de manera que la guié a la misma cama, asegurándome de quedar acostado en medio de la Culona y la Tetona, de forma que ni una ni la otra se diera cuenta fácilmente del trio que había yo armado sin su consentimiento.

Al parecer no era tanto el sueño ni la borrachera de la Tetona porque una vez se sintió a mi lado en la cama, me fue cogiendo la verga aún bien dura en su mano, me la frotaba suave y deliciosamente, se arrimó y me susurraba: “tenías ganas de mis tetas? las tienes, y tengo mucho mas para ti”…. Me cogió mi mano y la llevó a su peluche, se sentía verdaderamente suave, unos pelitos bien ricos, en contraste con la Culona, que mantenía su chocha bien y completamente rasuradita. Se lo empecé a acariciar un poco tímidamente, tratando de no despertar a mi señora, luego le fui metiendo un dedo encontrando su chocha bien mojada y lista para mi, no resistí y al tiempo empecé a chuparle las tetas, sus pezones estaban parados y duros y deliciosos como fresa en su punto, abrió bien sus piernas y con un abrazo me invitó a subir, en esta posición y aunque a media luz, ya lograba yo ver que mi esposa dormía dándonos la espalda, pues le fui metiendo mi dura y ganosa verga en ese rico peluche, la Tenona abría más sus piernas y empezaba a gemir demostrando su goce, me agarraba de las nalgas para asegurarse de que se lo metiera todo, yo me sentía en la gloria, estaba follando con la hermana y complemento corporal de mi señora en nuestra cama y con ella en la misma cama!!

A los minutos de bombear deliciosamente con mi verga en su delicioso sexo, mientras ella se cogía y acariciaba sus enormes tetas, la Tetona tomó nuevamente la iniciativa y me dice: “bueno rico puto, te quiero cabalgar” y se fue liberando de mi, para invertir las posiciones. Waoo aun mas delicioso el panorama, esas tetas viniendo hacia mi, mientras que ella disfrutaba a su ritmo de la que llamaba “rica verga la de mi hermana”. Yo levantaba mi cadera de la emoción y lograba sentir que aún le entraba más mi sexo en el suyo, le apretaba sus tetas y ella cabalgaba cada vez con más energía mientras se cogía su cabello a dos manos.

Con estos movimientos del colchón y con los deliciosos gemidos de la Tetona, finalmente la Culona se dió la vuelta y quedó con su cara hacia los dos, fue muy a tiempo, pues yo ya sentía estallar mi verga de tanto placer y su movimiento nos obligó a quedar quietos instantáneamente deteniendo la detonación de leche….pero continuaba con los ojos cerrados, de manera que la Tetona cabalgante reinició suavemente sus movimientos de cadera arriba y abajo y luego en círculos, qué delicia, mientras yo disfrutaba del movimiento acompasado de sus tetas.

Mi esposa de repente estira su mano, busca mi verga y logra agarrar mis guevas y con voz aún dormilona: “mmm qué rico ….” .La tetona se queda quieta, con la mitad de mi verga entre su chochito, mi esposa sube su mano buscando lo suyo y la encuentra llena de los jugos emanados de la lujuriosa faena, yo espero lo mejor, pero también me arriesgo a lo peor. “mmm sigue hermanita disfrutando, no te aguantes las ganas, yo lo tengo para mi todos los días, pero eso sí, me dejas el final para mi”. Aún más suave y lentamente la Tetona reanuda sus movimientos mientras que la Culona se reincorpora, me coge nuevamente de las pelotas y con su mano me acaricia y ayuda a que su hermana siga disfrutando de mi verga, ya con sus ojos abiertos “mmm que rico ver, qué delicia de imagen, dale hermanita duro”.

Esto nos causa aún más excitación y la tetona no puede ya detener su orgasmo y brama deliciosamente de gozo, se deja caer sobre mi pecho y levanta su culo para liberar mi verga aún dura y ganosa, la Culona me la empieza a mamar y hacer sus ricos movimientos en espiral con su mano hasta que exploto y se toma toda mi leche, siempre le gustó tomar toda sin desperdiciar una gota.

Exausta la Tetona regresa a su lado de la cama, la Culona se acomoda en su lugar y yo las abrazo a las dos. Mi esposa retoma su sueño antes diciendo “después me dan el desquite, gozones”.

Originally posted 2014-01-11 01:17:13.