kim kardashian sex tape

Si algo tienen en común Kim Kardashian y Paris Hilton es que las dos, que en su día eran amigas inseparables, saltaron a la fama por un video porno que se difundió por internet. Primero lo hizo la heredera del imperio hotelero. Al poco tiempo se hacía viral un video de su estilista, Kim Kardashian, con el que por aquel entonces era su novio, Ray J. Lo que sucedió después de la publicación del clip ya está escrito: las productoras hicieron de Kim un producto televisivo gracias a «Keeping Up with the Kardashians» y se convertía en la reina de los reality, empresaria y la más famosa del clan. La opinión pública mundial olvidó pronto los orígenes de Kim y cómo saltó a la fama y, el que lo recordaba, se apiadaba de ella porque todo el planeta había sido testigo de un momento íntimo entre ella y su pareja en un «sex tape». Y su cuerpo desnudo había (y sigue) estando expuesto para todo el planeta.

video-porno-kim-kardashian

Ahora, Ian Halperin, el autor del libro «Kardashian Dynasty» sostiene que la filtración del video fue orquestada por la madre y manager de la protagonista, Kris Jenner. Tal y como informa el portal «TMZ». «Fue Kris quien ingenió el acuerdo y fue responsable de que esa cinta viese la luz», ha comentado un antiguo amigo de Kim al autor del libro. Al parecer, Kim firmó en 2007 un contrato con Vivid Entertainment para que «filtrase» el vídeo. «Un amigo de Kim y Paris Hilton le aconsejó que, si lo que deseaba era hacerse famosa, un video porno sería suficiente… Kim habría comentado la idea de con su familia de antemano», cuenta un testigo cercano a la familia en el libro. Para dar más credibilidad a esta información, el autor la ha querido contrastar hablando con un portavoz de la productora, que lo confirma: «Te puedo decir que la filmación de Kim Kardashian salió en 2007 y ha amasado millones. Cuando se trata de un sex tape, ambas partes tienen que firmar».

kim kardashian sex tape

El libro apunta que este tipo de videos porno son bastante comunes entre las celebrities. Ellas saben que este tipo de videos acaban viendo la luz en algún momento, por eso prefieren vender las cintas, cobrar por su privacidad y lanzarlas de tal forma que parezca que han sido robadas y que ellas no habían dado su consentimiento. Como fue el caso de Kim, que amenazó públicamente con demandar a la productora, algo que era imposible que ocurriera porque había un contrato de por medio. Pero ella tenía de algún modo que tapar lo ocurrido. La productora llegó a pagar 5 millones de dólares (más de 4 millones de euros) a Kim por el clip.

Leave a Reply