Follando con mi cuñado. Relato erótico

Follando con mi cuñado. Relato erótico

 

Hace unos dos semanas  llego mi cuñado a mi casa por asuntos de trabajo, necesitaba estar allí  por un tiempo indefinido, mi cuñado, con unos 5 años menor que yo tenía una personalidad muy parecida a la de mi esposo, con la diferencia que el era mucho mas joven, carismático, cuerpo trabajado y con una mirada que te mueres!..
Bueno el asunto es que mi esposo dice que trabaja 10 horas al día, sale a las 7:00 de la mañana y llega casi a las 20:00 de la noche, pero lo cierto es que llega -muchas veces- con cara de haber folllado todo el día. Yo en ese tiempo estaba sin trabajo así que me quedaba haciendo las cosas de la casa, el aseo, la comida y todo lo demás y mi cuñado salía a buscar trabajo y volvía temprano justo para la hora de almorzar.
Un día él llego con un par de cervezas para compartir conmigo, la verdad es que no me gusta la cerveza así se las rechacé y él se las tomó  solo sin decir nada.

Entre conversa él empezó a preguntarme cosas hasta llegar a las preguntas de mi intimidad con mi hermano, la verdad es que con mi esposo no nos llevamos bien en la cama, él llega cansado todos los días y con suerte le dan ganas de hacer algo, yo estoy todo el día sola en mi casa y la verdad es que me dan muchas ganas de tener sexo, aún soy joven y es algo sumamente importante para una relación de pareja.

proovcando a mi cuñado

Bueno cuando mi cuñado se me empezó a insinuar yo me aleje y le cambie el tema,  y como el seguía me pare y le dije que tenía que hacer otras cosas y me encerré en la pieza, me metí a mi computador y me distraje un poco..Me puse a navegar por Internet, lo cierto es que no me gusta ver hombre desnudos por muy guapos que sean. Lo que me gusta es ver gente follando…entonces cierro los ojos y me hago una buena paja.

Yo soy morena, 32 años, robusta, cuando me maquillo soy atractiva, aunque no tengo nada destacable exceptuando mis pechos. Mis tetas son enormes, gigantes y duras.

No me podía sacar de la cabeza a mi cuñado, nunca pensé que haría algo así y me dejo pensando.. entonces me hice una segunda paja.
Así pasaron los días hasta que un fin de semana hicimos un carrete en la casa, celebrando que mi cuñado había encontrado al fin un buen trabajo y dejado la cesantía atrás, mi marido como de costumbre se emborrachó  con sus amigos, yo me tome unas copas de vino y me fijaba que mi cuñado me miraba reiteradas veces, andaba bien vestida, con un vestido ajustado, tacos y con el pelo suelto y me empeñé en que mis enormes tetas se vieran desde a otra punta del comedor, mi esposo siempre le gusta que me vea bien cuando vienen sus amigos a la casa. En el fondo, como a todos los hombres, le excita pensar que pueda ser un cornudo.

proovcando a mi cuñado
Bueno pasaron las horas y los invitados se fueron, mi marido estaba muerto de curado en el sillón así que con mi cuñado lo llevamos a acostar a la pieza para que durmiera cómodo.

Yo baje para ordenar las cosas  pero con mi mejor combinación de color rojo, donde mis enormes melones llamaban la atención y mi cuñado me acompañó babeando, me dijo que aun no me fuera a acostar que me quedara un rato para conversar, y bueno yo acepte, la verdad es que el vino me dejo un poco mareada pero no tenía sueño.

Me di cuenta que había encontrado, era muy fácil, unas fotos mías que yo había dejado en su habitación aunque algo escondidas. Yo estaba en la ducha, desnuda.

Yo me tomé solo dos copas mas y me paré para irme a acostar, mi cuñado se paró en seco. Me miró fijamente y  me besó.  hace tiempo no sentía un beso tan apasionado, me agarraba con fuerza mis caderas y me empezó a subir el vestido hasta tocar mi trasero, me lo agarraba con mucha fuerza pero yo lo único que sentía era placer, me encantaba esa presión que hacia hacia el, la respiración de nosotros se fue acelerando hasta que no aguante mas y le agarre su bulto, lo tenía muy duro, eso me calentó mucho y le saque el cinturón.

Rápidamente, le baje los pantalones y le agarre con fuerza su pene, estaba mojado y muy caliente, no se lo podía ver pero se lo sentía grande y duro, no recordaba cuando fue la última vez que me sentí tan excitada. Mi cuñado me bajo un poco el vestido y me empezó a lamer mis pechugas y a morderme los pezones, eso me volvió loca, yo ya estaba toda mojada y deseaba tener sexo, el se dio cuenta de eso y me bajo mis calzones y contra la pared me penetro, yo me monte en él apoyando mi espalda en la pared y ahí estuvimos, el me sostenía con fuerza y yo no aguantaba mas, tuve mi primer orgasmo a los 10 segundos después de penetrarme y los demás después hasta que él acabo. Cuando acabamos estábamos abrazados, no dijimos ninguna palabra hasta que la agitación se disminuyo.

Nos miramos nos besamos y nos fuimos a acostar sin conversar nada.
La verdad es que hace años que no me sentía tan viva, se que me porte mal con mi marido, pero lo necesitaba, mi marido es mucho mayor que yo, lo amo pero en la parte sexual no me complace como se debe.
Hasta el día de hoy con mi cuñado nos seguimos viendo y aprovechamos cada momento para tener sexo, nadie lo sabe aún pero siento que me estoy enamorando..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *