Erotismo Relato erótico tetazas 

De putas con mi cuñado

De putas con mi cuñado

Comer lo que se dice comerme no me comió nada. Quiero decir que mi cuñadito al final ni tan siquiera me tocó (pero el muy cabrón siempre me mira las tetas y eso me pone de una mala leche……). Le magree bien el paquete, pero no saqué nada en claro, no se dejaba y no se dejaba. Al final nos pusimos a comer el estofadito que estaba muy bueno. ¿Veis? es un tontón pero cocina muy bien.

Una media hora después llegó mi hermanita del trabajo. No la dejamos casi nada, pero la verdad come muy poco. Yo no estaba dispuesta a marcharme, conozco los horarios de mi hermana y después de comer se acuesta un ratito.

-Te ayudo con los platos y luego me marcho- Dije poniendo cara de anuncio de detergentes de lavavajillas.

-No hace falta guapa, ya puedo yo solo- Dijo tontolontón.

Improvisé y la verdad: hice blanco.

-Quiero que me dejes un buen libro- Dije con cara de ¿será está la puerta de su cremallera?

-¿Sí…? Pues mira tengo un par muy buenos.

Touché, acerté de pleno. El tío está todo el santo día leyendo, otra cosa no, pero está bueno, me pone a cien, es súper cariñoso, tiene paciencia, parece sensible y está todo el día leyendo.

-Dime, ¿qué quieres leer? Dijo él, poniendo cara de librero guapo y buenorro pero que no sabe que lo está.

Yo estaba en racha, saque mi imaginación a volar e improvisé, sentí que todo me saldría bien.

-Verás, quiero que lleves de putas. Igual que aquel libro que me dejaste….No recuerdo el nombre…..

-Una mujer dificil de John Irwing- Él seguía con la misma cara de librero guapo atontado.

-Sip, listo eres carallo- dije yo y aproveché para darle una palmadita en el culito.

-……- Algunas veces se queda pensativo y no se mueve.

-Pues quiero escribir sobre putas, recuerdo que la protagonista del libro viaja hasta Holanda para entrevistar y conocer el mundillo de las putis- Proseguí y muchas más viendo que mi plan estaba funcionando. No había puesto ninguna pega en acompañarme.

-…Aquel libro es muy guapo- Dijo él, saliendo finalmente de aquel estado buenorro-pensativo y nueeeevamente mirando mi canalillo.

-No te preocupes cuñado- dije guardando el mistol.

Y de carretilla solté: Me acompañas y hacemos lo mismo que aquella chica del libro, hablo con ellas, les pregunto cuatro cosas -y mintiendo más todavía- dije-: ….e intento convencerlas para que me pueda quedar viendo como se lo hace con un cliente. Es importante que vengas tú…yo solita por allí no me atrevo. Hace tiempo que pienso en ello y estoy decidida, hoy por fín me atrevo a pedirtelo.

-Joder Elenita……, eres la pera, me pides cada cosa…..- Farfullo tontolontón con una sonrisa en sus ojos.

!Ya estaba en la jaula!. A un tío le dices que algo lo has pensado mucho y lo tienes decidido y el pavo se lo toma en serio, y si encima sale el rollo protector….Se klo traga todo, en-te-ri-to.

-Yo me encargo, no te preocupes, ya tengo a las chicas contactadas, he hablado varias veces con ellas pero no me decidía a pedirte el favor. Incluso tengo unas notas y quiero tu opinión-

Yo estaba flipada con la cantidad de cosas que me estaba saliendo de mi imaginación, pero lo alucinante era que él no ponía ningún obstáculo. !Venia directo a mí!. !Bendito seas John Irwing de los cojones……!!! me dije para mi misma.

Pasé dos días buscando putas, miré en la prensa y en las paginas amarillas. Pero eran demasiado profesionales y al llegar allí mi cuñadito se espantaría y saldría corriendo. Lo mejor era una chica que hiciera salidas, quedar en casa y allí montar toda la película.

El tercer día lo pasé preparando notas sobre posibles preguntas y cuestiones, pero especialmente comprando ropita.

Y el cuarto día, el día D, del polvazo que yo pensaba pegar, el día D (!dios que lista soy!) toca !tachan! comida familiar y TODOS se marchan al pueblo. Todos menos……A) Tontolontón B) Servidora y C)Mi maridito que hace ni más ni menos lo que yo le diga…..

-Te quedas en casita con la Play y por la tarde vengo y follamos pero ahora tengo que salir- Alvarito es así, estando la Play y la promesa de un polvo me sigue donde haga falta.

Evidentemente, evidentemente Alvarito era importante que estuviera en casa, así mi family no sospechaba nada. Además en caso de no salir bien mis planes tenía una buena polla para pasar la tarde de Domingo.

Llegó el Domingo y yo literalmente chorreaba.

-Guapisimo, voy para allá cargada de notas, ¿Estarás en casa?- Babeé por el telefono…..

-No, Alvarito no puede venir, se queda con la Play….NOOOO cuñadito no puedes jugar con él. !NO!- Dije gritando (me tuve que poner sería, el mamón quería irse a jugar con la Play III).

Y aparecí en casa de mi cuñadito con Elena (no se llamaba Elena pero le dije que a mí marido -a tontolontón- el nombre de Elena le ponia muy caliente. Ella era una profesional y dijo…..por cien euros guapa como si quieres que me llame….(Ahora no recuerdo el nombre).

-Ding-dong, ding-dong- (Y así cinco veces más el tío no abría la puerta). !!!Sorpresa!! Mira te presento: ésta es Elena, Elena te presento a mí marido, ¿Guapo verdad?.

Y Elena dijo: -vaya si es guapo…..dame un beso morenazo….ummm todo esto es tuyo….- Y no le soltó en toda la tarde.

A la puta le gustó “tontolontón el buenorro” y la muy zorra no dejaba de sobarle. La tía no era lesbiana éso seguro. Pero lo mejor de todo es que yo tampoco lo soy. Y me estaba poniendo chonda perdida ver a mi cuñadito siendo magreado por aquella pedazo de mujer.

Estaba en mi salsa. Me excitaba una barbaridad ver que todo había salido a pedir de boca y hablando de pedir de boca (risas) le dije a Elena que le comiera la polla a mi marido.

-Verás mi marido tiene problemas (risas). Ya sabes…(risas). No ahora en serio…., verás quiero hacerte unas preguntas sobre ciertos temas de tu trabajo…., soy escritora (más risas tontas).

Mientras estaba viendo al tonto de mi cuañado que nuevamente miraba las tetas al putón y noté que me estaba enfadando y cuando me enfado me da por pensar y se me estaban ocurriendo unas cosas…………

-Bueno, ¿pero se la chupo o no?- Dijo Elena zorrón-zorrón. Es lo bueno de los profesionales, van al tajo.

-Espera,espera….- Soltó mi cuñadito.

Afortunadamente Elena conocía su oficio y en un plis-plas se quitó el vestido negro que llevaba. Se quedó en tacones de aguja. No había terminado de bajar la cremallera de su vestido y la de mi cuñadito ya estaba a medio bajar. IN-CRE-IBLE. Aluciné. Aluciné y digo bien, la polla del chico no estaba nada pero lo mejor eran sus piernazas. Le bajó los pantalones y aluciné con su cuerpo.

-No veas como te vas a poner maridito, conmigo no te pones así ¿eh?.

Ella dijo algo imposible de entender, básicamente por haberse metido la polla en la boca. Yo estaba en las nubes. El muy mamón se estaba dejando magrear por una puta. Entonces reaccioné e hice la prueba del canal de la mancha. Me quité la chaqueta, dejando mis hombros desnudos y un hermoso, largo, profundo y sugerente es-co-te. No tengo ni idea de como me salió, pero le saqué la lengua. !Vaya tela! se lanzó sobre mí…..fue genial, me agarro por la nuca y me beso….un beeeesoooo guay, mi tontín me estaba besando.

Le desabroché la camisa y me lancé sobre su pecho. Entonces Elena soltó la polla, se colocó a la espalda de mi falso marido y sacó un enorme y falso pene. Pensé Elenita la estás cagando…..me vas a fastidiar la tarde. Pero Elena, conocía diez veces mejor que yo (y cincuenta veces más que mi hermanita) aquel cuerpo y sus necesidades.

Colocó la punta del consolador sobre el trasero del calenturiento-buenorro y Elena me dijo -Ahora verás como se pone guapa-. Lo dijo, asomandose por la cintura de él, como quien se asoma en un patio de vecinas y a grito pelao pide perejil a su vecina. Y mi buenorro estaba cachondo perdido, lo notaba en su cara. Y se la chupé.

Mientras daba lametazos palpé detras de sus nalgas buscando el consolador, me topé con las manos de Elena que enseguida me guió hacia el falso pene que masturbaba a mi falso marido.

Una a una, nos tumbó sobre la cama con intención de follarnos. Elena dijo que me follara a mí que ella se haría una paja con el consolador. Entonces él se colocó sobre mí, metió su lengua en mi boca mientras me penetraba, yo comencé a decir más fuerte, más fuerte, más fuerte…..y él obediente, calido, fuerte y cariñoso me follaba. Nos corrimos como dos locos y cayó rendido sobre mis pechos.

Nuestra vecina dijo que se estaba poniendo caliente y nos entró la risa tonta, pusimos cara de complicidad y guardamos silencio. Me dieron ganas de decir venga Elena que tú puedes…. y él pareció oirme y se puso a reir sin dejar de mirarme y me beso en los labios.

Elena lanzó un gemido ronco. Y de forma automata dijo -Ven guapo, métemela un poquito-. Y entonces como si estuvieramos viviendo todas las fases de un noviazgo que termina en ruptura, él sin dejar de mirarme, se apartó de mí, se montó sobre ella y sin dejar de mirarme comenzó a moverse. Cada vez más deprisa. Elena le apretaba los huevos y le lamita los pezones, le gritaba cosas candentes, yo no dejaba de mirar su mirada. Elena le llamaba macho cabrón….!follame!. Le clavó las uñas en su culo y le chupaba las tetas y le sorbia los labios. Él dejo de mirarme, cerró los ojos y comenzó a follar y follar. Yo buscaba su mirada y él, con los ojos cerrados.

Elena se corríó nuevamente, gritando como una posesa, también cerró los ojos y entonces yo también hice lo mismo, pero para no ver. Pero no pude y los tuve que abrir. Él estaba a punto de correrse, había sacado su polla y la estaba colocando sobre las tetas de Elena. Por aquel entonces yo no miraba más que hacia las cortinas del comedor, eran feas y tristes.

Se corrió. Gritó y gritó, pero sentí dolor más que placer. Entonces igual que una madre asustada me giré y busqué su mirada.

-Te quiero- me dijo.

Related posts

Leave a Comment